[R-P] [Emir Sader] El cerco internacional a la Argentina

Delete this message

Reply to this message
Author: Néstor Gorojovsky
Date:  
To: Lucha de masas para recuperar la Argentina
CC: Lucha de masas para recuperar la Argentina
Subject: [R-P] [Emir Sader] El cerco internacional a la Argentina
[CUANDO LEAN A LA PRENSA IMPERIALISTA Y SUS INFORMES SOBRE EL RESTO
DEL MUNDO, PIENSEN EN CÓMO DEFORMA LO QUE ESTÁ OCURRIENDO EN LA
ARGENTINA Y LATINOAMÉRICA EN GENERAL. Y ENTONCES SABRÁN CUÁNTO HAY DE
CIERTO EN SUS “INFORMACIONES”, ESPECIALMENTE ALLÍ DONDE EL INTERÉS
IMPERIALISTA ESTÁ EN JUEGO.]

[Introducción del amigo cordobés Héctor Menéndez:]

Este planteo de Sader no es proletario revolucionario como yo, no es
socialista. Pero lo que dice es cierto, claro en la denuncia de la
prensa imperialista de afuera y de adentro del país. Qué un
intelectual no argentino sino brasilero tenga la claridad y el coraje
de denunciar así al imperialismo y a su prensa oligopólica es una
lección para tanto intelectual “izquierdista” del mundo, especialmente
del mundo metropolitano cuyas anteojeras provistas por el imperialismo
le impiden ver la dominación a estas naciones. La lucha por el
socialismo es inseparable de la lucha por la liberación nacional. La
alianza por los problemas concretos que separan gobiernos como los de
los Kirchner con el imperialismo no anula ni interrumpe la tarea
histórica de la organización del partido y de la dirección proletaria
revolucionaria. El seguidismo y el sectarismo son dos caras de la
misma moneda. HM



________________________________________________________________________

Artículo de Emir Sader



El cerco internacional a la Argentina



http://www.pagina12.com.ar/commons/imgs/go-gris.gif Por Emir Sader



El que se informa sobre la Argentina por la prensa internacional no
logra explicar cómo los gobiernos de los Kirchner han logrado
elegirse, reelegirse y siguen siendo el partido más fuerte en el país.
Como pasa con los gobiernos progresistas de América latina, son
diabolizados por los grandes conglomerados mediáticos internacionales,
ayudados por intelectuales y periodistas de nuestros propios países,
que se anidan en los espacios que les regalan para hablar mal de
nosotros.



Nada que ver con los tratamientos que esos mismos medios dieron a la
feroz dictadura militar argentina y a los gobiernos fracasados de Raúl
Alfonsín y de Carlos Menem, que dejaron el país destruido para los
Kirchner. Ningún reconocimiento sobre la larga reconstrucción de la
economía y las sociedades desechas que heredaron de sus alabados
antecesores.



Primero, silencio, incredulidad sobre la recuperación del país.
Después, campaña contra la renegociación de los papeles de la deuda
argentina, reproducción de los ataques de los medios opositores y,
finalmente, guerra total, cerco, difamación del gobierno de Cristina
Kirchner y de la Argentina.



La renegociación de la deuda fue un éxito, de ahí la ofensiva, apoyada
en el 8 por ciento que no han aceptado renegociar, para buscar algún
tipo de punición a la Argentina, para intentar demostrar a otros
países –como Grecia, por ejemplo– que esa postura soberana tiene
precio. Hay un cerco internacional a los créditos de parte de la banca
internacional, que se suma al cerco mediático. Este es el que apalanca
las otras formas de cerco. Difunde la idea de un país desgobernado,
sin dirección política, cerca del “fin de ciclo”, que las derechas
latinoamericanas propagan todo el tiempo. Hacen de sus deseos
realidad, agregando todas las formas de oposición, de derecha y de
ultraizquierda, para sustituir su falta de plataforma y de liderazgos
alternativos.



Es un cerco cobarde, porque busca no dejar espacios para análisis
alternativos, para la comparación con lo que era el país antes de los
gobiernos de los Kirchner y en lo que se ha transformado en esa
década. El historiador británico Eric Hobsbawm considera que el paso
de la URSS a Rusia y la explosión de la política de convertibilidad en
la Argentina han propiciado los dos más grandes retrocesos históricos
del mundo en las últimas décadas.



Un país que ha perdido su autosuficiencia energética con la
privatización de YPF, promovida en pocos días por el gobierno Menem.
Un país que había renunciado a tener políticas fiscales con la
política de paridad entre el dólar y el peso. Un país que sufrió el
terror de la dictadura militar, la más grande cantidad de víctimas de
muertos y desaparecidos que hemos tenido, que tuvo los efectos
sumamente negativos de la explosión de la bomba de la convertibilidad.



Pero a los buitres –financieros, políticos y mediáticos– les
interesaba lo que hacía la dictadura y no la resistencia del pueblo
argentino. Les interesaba el perdón a los militares y no la
investigación de sus crímenes. Les interesaba el modelo de paridad de
Menem y no las luchas del pueblo en contra de sus efectos dañinos. No
les interesan la reconstrucción del país, la reanudación del
crecimiento económico, la disminución de la desigualdad y de la
miseria. Les interesaba la política de “relaciones carnales” con
Estados Unidos y no la política soberana y de dignidad nacional.



No les interesa lo que piense el pueblo argentino y los pueblos de los
países hermanos. Les importa lo que piensen la banca internacional y
las potencias imperialistas. Por eso tienden un cerco cobarde a la
Argentina y al gobierno de Cristina. Un cerco que cabe a todos los que
conocen lo que realmente ha pasado en el país en esta década, luchar
con todas sus fuerzas para aclarar, para informar, para rebatir.
Romper el cerco financiero, político y mediático que tienden los
mismos que han estado con la dictadura militar, con los gobiernos que
han pactado con el FMI y han fracasado, con el modelo neoliberal que
los gobiernos de los Kirchner luchan para superar definitivamente.



--

Néstor Gorojovsky
El texto principal de este correo puede no ser de mi autoría